La policía detiene a un informático que estaba en la calle alegando que hacía deporte

· Los agentes se dieron cuenta porque llevaba una camiseta de Futurama

· Se encontró un billete de 2000 pesestas en el bolsillo del chándal

Como era de esperar, la desescalada ha traído consigo un sinfín de violaciones de las normas. La más escandalosa la sucedida esta mañana en Madrid, donde la policía detenía a un informático que pretendía hacerles creer que estaba haciendo deporte. Las autoridades acudieron a la llamada de múltiples runners que enseguida vieron que “ese tipo no era de los suyos”.

El detenido, agotado tras recorrer los primeros 30 metros

“Fue muy fácil desenmascarle”, nos cuenta un agente. “Llevaba una camiseta del robot de Futurama, nos saludó con un gesto de Star Trek y en lugar de pulsómetro llevaba una bolsa de Doritos. Pero la prueba definitiva fue cuando nos dijo que estaba haciendo “footing”. En cuanto lo dijo se dio cuenta de que la había cagado”, confiesa el policía, que añade que “era igualito que el de la tienda de comics de los Simpsons”.

Según parece, el detenido se había planteado previamente salir con el niño del vecino para hacerse pasar por un padre, pero reconoce que “eso, viniendo de un informático, hubiera sido aún más cantoso que lo de hacer deporte”. Ya en el calabozo, donde en lugar de una llamada pidió “una conexión con fibra óptica”, el detenido supo que no era necesario disfrazarse de runner para salir a la calle, ya que podía hacerlo “en el horario reservado para personas especialmente vulnerables y con necesidades especiales”. Eso sí, no todo fue malo ya que asegura que al ponerse el chándal para salir a la calle se encontró “un billete de dos mil pelas en el bolsillo”.

“Ahora nos falta uno para el rol”, aseguran sus amigos

Entre otras violaciones flagrantes la policía también ha detenido a un periodista que aseguraba estar a preparando las bodas de oro con su esposa, a un vasco que decía que  iba a la farmacia y a un autónomo que aseguraba que se dirigía al banco a ingresar dinero.

Deja una respuesta